Crónica II Correxunasonrisa 2008 - SS de los Reyes

!Me cago en la leche!

Eso es lo que fui pensando durante todo el recorrido y es lo primero que tenía que escribir.

¡Que recorrido! ¡Que 10k!

Sin dudarlo el más duro de los que he hecho hasta ahora; pero una vez terminado (con éxito) lo cierto es que te quedas muy, muy a gusto. (je, je, he podido contigo)

Cuando leí en la web que había una prueba-obstáculo en cada km (chorradas pensé) no creí que nos fueran a examinar para boinas verdes.

Por el principio…

Amaneció un día espectacular, el escenario era inmejorable. No conocía yo esa zona de Sanse, y me quedé prendado.

El ambiente, totalmente familiar, y con muchísima gente disfrazaba (creo que incluso premiaban a los que fueran disfrazados, ya os imaginareis que a mi ni pagándome…).

Salida sin aglomeraciones, de los supuestamente 1.000 mozalbetes que estábamos inscritos.

En seguida vemos el primer obstáculo: saltar una tapia (sin problemas!); En el km 1 había que ir sorteando unos neumáticos… también sin problemas.

A partir de ahí, todo el 2º km “to'parriba”, pendiente continuada del 5% y los primeros corredores que empiezan a descolgarse. Creo que la gente ha salido con bastante calma, eso sí, spiderman ya me saca un kilómetro. Por suerte subo a buen ritmo, y desde entonces ya voy casi todo el camino solo. Al llegar al km 2, otra facilita: saltar 3 obstáculos.

3er km, esta vez para abajo, doblo a la derecha y me encuentro a un tío que me dice que pase bajo unos alambres de espino. Comor? Sí; recorrer unos 10 m arrastrándote bajo unos alambres de espino colocados a unos 60 cm del suelo. ¡Pero por Dios bendito! Si seguro que hasta Obama los ha retirado ya de Guantánamo. Creo que tengo que hacer un inciso, y es que a la organización se de debió de pirar la olla. ¿Pero como se te ocurre poner alambres de espinos? ¿es que no te sirven alambres simplemente? En serio, solo me di cuenta de que era de verdad cuando vi al de delante de mí pincharse en la espalda. Por suerte yo no tenía nadie ni por delante ni por detrás. ¿Qué pasaría con los del pelotón?

Bueno, el caso es que agaché el culo, me arrastré con los codos y pasé como una bala (ves mamá como las películas de Rambo si servía de algo).

Pasado el sofoco, ya todo lo demás fue un camino de rosas (salvo otra subidita que esta vez duro 3 km). Seguía a mi ritmo, y en el avituallamiento (km 5,5) ya había pasado lo por, prácticamente todo el final era cuesta abajo, incluyendo un tramo atravesando monte bajo, y apartando los arbustos de la cara como podías.

Pero teníamos reservado una última pruebecita, en el km 9. Se trataba de un muro de unos 2,5m a subir con la ayuda de unas sogas. No se como (o sí, gracias a los consejos del entrenador) logré pasarlo. Ya solo quedaba un último km en el que conseguí arrastrar una pierna detrás de la otra hasta llegar machacadito a la meta.

Al final me entero de que he llegado el 23º (subidón!), haciendo 49´30”.

En la llegada nos agasajaron con redbulls, pizza, y demás zarandajas ya típicas. Y como no, los achuchones de la afición, que hacen mucha ilusión (esta vez batimos record, 4 !!!!, mil gracias).

En resumen, carrera dura, dura; pero con un regusto muy bueno cuando la has terminado. Eso sí, Sr. Jefe, quíteme los alambres de espino, por favor ¡!!

Guillermo

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.

No hay comentarios :

Publicar un comentario