Javi Gómez Noya

Si acojonante ha sido ver la carrera de Javi Gómez Noya, más acojonate me ha resultado leer en El País sus declaraciones.
Copio y pego (si me lo permites, Cebrián. Sé que no debo pero merece la pena):



“Era mi momento en Pekín, quizás me faltaba experiencia y me sobraba presión, además, llegué medio lesionado y tuve problemas digestivos”.
“Mi carrera deportiva no ha sido fácil en muchos aspectos, pero yo siempre miro adelante”



La natación (1.500 metros) y el ciclismo (43 kilómetros) son habitualmente en el triatlón fases de eliminación, que minan las fuerzas, dejan fuera de juego a los más débiles; 
- la carrera a pie es la prueba de destrucción, la que proclama al más fuerte. Sin embargo, para Gómez Noya, y para su entrenador desde 2008, Omar González, pues juntos diseñaron la estrategia, las tres en Hyde Park deberían ser fases de afirmación, la única manera de minar psicológicamente la fortaleza de los hermanos, los dos más fuertes del mundo físicamente.
“Su actitud, que es lo que marca a un deportista en unos Juegos, ha sido de oro”, dijo el técnico.

“Decidimos que tenía que estar delante en todas las partes, aunque fuera un esfuerzo mayor. Por eso ya estuvo delante en la natación, por eso en la bicicleta, donde los Brownlee contaron con tres gregarios, el eslovaco, el ruso y su compañero inglés, tuvo que estar saliendo a todos los cortes. Por eso en la carrera a pie, en el momento clave, se puso entre ellos, aguantó sus primeros 2.000 metros y dio un golpe encima de la mesa y dijo: aquí estoy yo”. 
Dividió y venció, sabiendo que Alistair, de 24 años, dos más que Jonathan, el más ambicioso, no iba a esperar a su hermano pequeño, quien, además, debía descontar una penalización de 15s.

“En la natación pude coger las piernas de Varga, el eslovaco, el mejor nadador, pues sabía que me iba a llevar delante”, dijo Noya, quien, como todos, dado que el agua se quedaba en 19,6 grados, debió usar protección de neopreno, lo que igualó la prueba pero no impidió que los seis mejores marcaran la diferencia. 
“Después, corriendo, me puse entre ellos para que el mayor, Alistair, el más fuerte, no oyera las pisadas del pequeño, no supiera si se quedaba descolgado, no pudiera hacer táctica común para descolgarme”.

Dio duro en los últimos 2.000 metros Alistair, y soltó a Noya, pero no le hundió. 
“Vine a por el oro, pero la plata también es muy bonita”
“Es una recompensa reconfortante. Cruzas la línea de meta y solo piensas en que se ha acabado el sufrimiento, y no solo la carrera, sino todo el sacrificio de los últimos años”.


Sigo con los pelos como escarpias...
FELICIDADES JAVIER

Guillermo

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.

6 comentarios :

  1. Como para que no se nos pongan los pelos como escarpias, ha sido impresionante, bravo!

    ResponderEliminar
  2. Increible como entrenan como compiten y sobre todo como viven el deporte. Con que pasion. No me extraña que se hable de los de la pelotita.

    ResponderEliminar
  3. La fase de carrera fue increíble, 29' después de la paliza anterior es algo impresionante.

    ResponderEliminar
  4. Un fuera de serie, como todos los que se atreven con estos retos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Lo que mas me impresiona son los aspectos técnicos, como ponerse entre los dos hermanos. Impresionante!

    ResponderEliminar